Control de procesos

En DIMCA sabemos bien de los 4 componentes de un proceso productivo: Las máquinas, los materiales, las personas y los métodos de trabajo; y de que no hay manera de conseguir una mejora sostenible sin asegurar la estabilidad en cada uno de ellos.

Además estamos convencidos, que cualquier sistema de mejora continua debe iniciarse desde el aseguramiento de la Calidad del producto que se fabrique, puesto que:

“Resulta imposible garantizar la calidad de un producto confiando exclusivamente en un sistema de inspección y muestreo”

Para minimizar la producción de defectos, es imprescindible disponer de un proceso capaz, un equipo bien formado y una metodología que asegure que las condiciones óptimas del proceso se mantengan a lo largo del tiempo, independiente de la complejidad que se maneje, la influencia del personal y la degradación de los equipos.

Si crees tener una oportunidad sobre el control de tus procesos, DIMCA te propone la implementación de una metodología de trabajo sencilla basada en la prevención; que aumenta la productividad y  asegura la calidad, a través del control y del mantenimiento del proceso en condiciones óptimas.